Señales de que tu tiroides no está funcionando bien

1B9B7378-7468-4DB4-9C8D-B5B1D725089E

La tiroides es una glándula en forma de mariposa ubicada en la parte delantera de nuestro cuello. Es pequeña pero muy importante, ya que libera hormonas que tienen gran impacto en el metabolismo, entre otros procesos.

Según datos de la Asociación Americana de la Tiroides, alrededor de 20 millones de personas en el mundo sufren algún tipo de mal funcionamiento en la misma, pero el 60 % no se da cuenta de que tiene un problema. En ese sentido el órgano de salud ha elaborado una lista de señales que indican que la tiroides no está funcionando como debería.

1. Piel seca, áspera y gruesa. El hipotiroidismo conduce a la calcificación de la piel, lo que hace que la misma se vea espesa y seca, con una textura escamosa.

2. Caída de cabello o adelgazamiento del mismo. El crecimiento del cabello depende del correcto funcionamiento de la tiroides. La producción excesiva de la hormona que se elabora en esa glándula puede hacer que el pelo se vuelva delgado, mientras que una insuficiencia de la misma puede conducir a la pérdida del mismo.

3. Actividad intestinal inusual. La tiroides juega un papel importante en la regulación del movimiento intestinal. Una glándula hipoactiva puede causar estreñimiento, mientras que una hiperactiva conduce a frecuentes movimientos intestinales.

4. Depresión o ansiedad repentina. Si últimamente te has sentido ansioso o inquieto, existe una posibilidad de que tu glándula tiroides esté funcionando mal. La sobreproducción de hormonas tiroideas genera una mayor estimulación cerebral, la cual hace que los pacientes se sientan nerviosos. La subproducción tiene el efecto opuesto: hace que la persona esté deprimida y cansada.

5. Sentir demasiado frío o tener una sudoración inusual. La glándula tiroides es como un termostato para nuestro cuerpo, ya que regula la temperatura del mismo. Si la producción de hormonas se intensifica, aumenta el metabolismo del organismo haciendo que las personas se sientan calientes y sudorosas. Si hay una deficiencia, el paciente puede sufrir intolerancia al frío.

6. Ganancia o pérdida inusual de peso. Las hormonas de la tiroides son responsables de regular el metabolismo. Una producción inferior a lo normal puede disminuir significativamente tu capacidad de quemar calorías, lo que hace que aumentes de peso, mientras que la secreción excesiva te hará perder kilos abruptamente.

6. Períodos menstruales irregulares. Si estás experimentando problemas en tu período, el funcionamiento incorrecto de la tiroides podría ser culpable. La falta de suficientes hormonas hará que los mismos sean más pesados o más prolongados, o que se produzcan muy seguido. Una producción abundante de la hormona puede hacer que los períodos sean más leves o hacer que se separen mucho unos de otros.

7. Dificultad para concentrarse. Si tu tiroides no está funcionando correctamente, tampoco lo hará tu cerebro. Una glándula poco activa puede causar una pérdida de memoria sutil, mientras que una hiperactiva puede causar dificultad en la concentración.

8. Agrandamiento del cuello. Tanto la sobreproducción como la subproducción de las hormonas tiroideas pueden ocasionar la dilatación de la glándula tiroides y hacer que el cuello parezca hinchado.