Amor en las redes sociales… es amor? O será que se presume eso que carece?

0D6E9F39-6A7D-4A51-B2BF-61311BDBB115

Atrás quedaron los tiempos en que la felicidad de las parejas estaba ligada simplemente a su propia intimidad, a la manera de vivir su relación sin recurrir a la opinión de nadie. La diferencia entre el ser y el parecer no estaba tan presente como lo está hoy por hoy.
Desde la expansión de las redes sociales, en los últimos años, vivimos una suerte de exposición permanente donde las parejas se encuentran en la gran vidriera de Internet, como quien participa de un juego y pareciera que para seguir en carrera es fundamental contar con la aprobación de los demás.

Como si para ser existir fuese necesario recoger la mayor cantidad de likes posibles, de lo contrario no existimos.

Es normal que cuando estamos felices por algo que nos pasa, que logramos, queramos compartir ese momento de alegría, o al menos dejar un recuerdo de ello en las redes. Es probable también que no tengamos cerca a ciertos amigos o familiares y sea esa una forma de acercarles a ellos parte de ese momento, para nosotros inolvidable.

Cuando se cruza la delgada línea que separa la alegría de dar una noticia o compartir un hecho, y lo que se hace es compartir absolutamente todo en busca de esa necesaria aprobación de los demás, entonces algo no está del todo bien.

Es bueno comprender que la aprobación de los demás no es condición obligatoria para ser felices en una relación de pareja.

La satisfacción, la realización del amor, la alegría que producen las pruebas superadas en la pareja forman parte de nuestra intimidad de pareja, nos afecta a nosotros, pero a nadie más. La medida de la felicidad no está en la cantidad de posteos o selfies que haces junto a tu pareja.