Orgullo de mi Tierra será dedicado este año a la provincia María Trinidad Sánchez

playa

Centro Cuesta Nacional (CCN) presentará el próximo jueves 14 de junio la quinta edición de su proyecto Orgullo de mi Tierra, que  este año será protagonizado por la provincia María Trinidad Sánchez
Mediante este proyecto CCN invitará  a descubrir las bondades y atributos de la provincia  María Trinidad Sánchez, cuna  del merengue típico,y un destino turístico que tiene una particular forma de combinar en su territorio una oferta completa que incluye la playa, las montañas con lagunas y majestuosos escenarios naturales.
Ahora toca presentar a un terruño de paisajes indescriptibles, ubicada en la costa noroeste del país, que lleva el nombre de la heroína de la patria María Trinidad Sánchez. Esta provincia será la protagonista de un libro de fotografía  de 327 páginas, que recopila 190 imágenes de 33 artistas del lente, acompañado de un texto elaborado por el investigador e historiador Félix Fernández.
Un documental de 38 minutos permitirá recrear las manifestaciones folclóricas, la diversidad cultural, la gastronomía, la historia, las creencias religiosas que componen la idiosincrasia de la provincia, una producción de la Fundación Memoria de Nación bajo la dirección del fenecido documentalista dominicano Máximo Rodríguez.Todo esto acompañado de una serie de actividades artísticas, talleres de cocina, ciclo de conferencias y la intervención de escuelas y colegios con el propósito de que incluyan en su programación docente, para el año escolar 2018-2019, los contenidos creados en el proyecto como un eje transversal que pueda estar presente en las diferentes asignaturas del niveles inicial, primario y secundario.
El lanzamiento será realizado Teatro La Fiesta del Hotel Jaragua, bajo la producción de Edilenia Tactuk.

Las pasadas ediciones de “Orgullo de mi tierra” fueron protagonizadas por  Samaná, Barahona, Pedernales, la Vega y Puerto Plata. Este proyecto inició hace nueve años y tiene como objetivo invitar a  redescubrirnos, a reencontrarnos con lo que somos, poniéndonos en contacto con nuestra riqueza cultural, sensibilizando sobre la necesidad de proteger los recursos naturales, pero sobre todo enarbolando nuestro principal tesoro:  nuestra gente.